Cementación

La cementación es un proceso termoquímico. Durante este proceso, la superficie de las piezas se enriquece con carbono para mejorar las propiedades mecánicas. El endurecimiento de la superficie generalmente consta de tres pasos.

1.- En el primer paso, las piezas están expuestas a una atmósfera rica en carbono. Esto aumenta el porcentaje de carbono en la superficie de la pieza. El perfil de carbono y la profundidad de penetración dependen del tiempo de temperatura, la cantidad de carbono suministrado, la temperatura y el tipo de acero utilizado.

2.- En la segunda fase, tiene lugar la difusión (endurecimiento). Esto se puede hacer directamente desde la temperatura de cementación, o después de un enfriamiento intermedio o calentamiento nuevo hasta una nueva temperatura de curado específica del material.

3.- El tercer paso es el recocido y principalmente sirve para reducir tensiones en la estructura y la sensibilidad a las grietas.